Tuesday, February 07, 2006

Líderes, no jefes


El denominador común de las empresas exitosas, no es su gran tamaño o su gigantesca capacidad para crear y poner en práctica estrategias de marketing, es su capacidad para identificar, desarrollar, promover y potenciar liderazgo(s) con una visión corporativa bien definida e informada.

Se trata de un factor puramente humano. Y es que el liderazgo no es una cuestión que se otorgue por decreto o venga como consecuencia de la posición jerárquica o años de estudio, postgrados, etc. El liderazgo es espontáneo. Surge de la pasión de las personas y de su capacidad de compromiso. Sin esto, probablemente el “líder” no obtendría el apoyo y soporte de los demás y se convertiría simplemente en “jefe”.

De hecho, un líder no necesita ser jefe. Los líderes no siempre son las personas de mayor jerarquía en la organización, los líderes son quienes saben hacia donde quieren ir y transmiten esa seguridad a las personas que los rodean. Es esta característica, la de tener una clara visión de futuro, la que buscan las grandes firmas, las cuales están urgidas por encontrar a esas personas que poseen una carta de navegación de la ruta a seguir, además tienen la capacidad de planificar lo qué necesitará para llegar al puerto deseado y son capaces de invitar a otros a abordar la misma nave.

El líder no padece al delegar porque sabe que permitiendo el aporte de su gente es como se avanza, porque el líder conoce el trabajo y las capacidades de las personas que lo rodean y está dispuesto a dar la batalla por derribar las barreras burocráticas que le permitan a él y a su grupo seguir avanzando.

El líder potencia a su gente no trata de estancarla, promueve la rotación interna. Está permanentemente escuchando a quienes lo rodean en la búsqueda de nuevas ideas que se puedan aprovechar, además, está al tanto no sólo de lo que ocurre al interior de su empresa sino de lo está pasando fuera de ella, quiere conocer cómo se podría aprovechar una nueva tecnología para apalancar las ventajas competitivas o, por que no, para obtenerlas.

Pero no por estar en una búsqueda constante de progreso es un soñador que se aparta de la realidad. Por el contrario, sabe que para alcanzar el éxito debe enfocarse en una tarea a la vez, de eso se trata la visión, de esforzarse por conseguir pequeños logros que sumados significarán el éxito.

Las características del líder son:
1. Tiene una visión ilimitada (no se auto impone límites) y está comprometido con la excelencia
2. No se desvía de la persecución de la visión - es su meta.
3. Es apasionado.
4. Observa con atención los resultados.
5. Fomenta el trabajo en equipo, las personas lo siguen por voluntad propia.
6. No teme la crítica, la aprovecha.
7. No espera disipar sus temores, está siempre preparado para emprender una nueva iniciativa. Evita la “Parálisis por análisis”.
8. Hace que los cambios sucedan.
9. Apoya a quienes hacen y promueven el cambio.
10. Se levanta y se mantiene firme en los momentos difíciles.

No es un camino sencillo, ni corto, pero una organización de clase mundial debe contar con esa energía y esas características de liderazgo.

La que esté en camino, debe aprender a fomentar una cultura de cambio y progreso. Promover y potenciar el liderazgo de aquellos que poseen la visión y el método. Aquellos que no sólo son capaces de liderar el cambio, si no también, hacer que otros se sumen sin esperar nada a cambio.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home