Thursday, February 21, 2008

Imprescindible




Un estudio realizado recientemente a más de mil 400 personas, arrojó que un 70 por ciento de los encuestados aseguró que la empresa donde trabaja no depende de ellos para seguir funcionando, por ende, en cualquier momento, otro puede ocupar su puesto de trabajo sin ningún problema.




Es muy importante que los empleados sepan que no son imprescindibles, porque los motiva a superarse permanentemente y cumplir sus funciones de la mejor manera posible. Quien se siente fundamental al interior de una organización, automáticamente deja de serlo porque es probable que su compromiso e interés disminuyan.




A pesar de lo anterior, aún existe casi un 30 por ciento de los encuestados que sí se considera imprescindible en su trabajo, para ellos nadie más puede desempeñar sus funciones, sólo ellos lo saben hacer y a la perfección.


Esa falta de autocrítica más bien le hace daño a la imagen de estos trabajadores.




¿Cuándo una persona cree que es imprescindible?: cuando piensa que el éxito depende sólo de su propio rendimiento y no del desempeño, compromiso y capacidades de todos los miembros que componen una organización.




Creer que el éxito de una tarea o proyecto depende sólo de uno mismo, es por decir lo menos arrogante, sobre todo en un mercado como el actual donde las funciones de cada quien son cada vez más específicas y/o especializadas y se necesita la suma de muchos para cumplir el objetivo final.




Sin embargo, hay que tener en cuenta que las personas son más importantes que los cargos y son ellas las que marcan la diferencia al interior de una compañía. Un mismo puesto de trabajo lo pueden ocupar variadas personas con las mismas características curriculares, pero cada una le imprimirá un sello a su gestión, lo que le permitirá marcar la diferencia. Por eso, es necesario que un buen trabajador, que ha logrado superar con creces las expectativas del cargo, reciba a cambio valoración, reconocimiento y estímulos de superación, los que le permitirán sentirse más comprometidos y a gusto en su puesto de trabajo.




Nadie puede sentirse imprescindible porque en la práctica, eso es cada día menos posible, pero sí se puede ser un capital muy importante y diferenciador al interior de una empresa y ese es el desafío.




Ver también "Concentración del Conocimiento Corporativo", en http://liderazgoygestion.blogspot.com/2006_02_01_archive.html

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home